Los productores afirman que se trata de un acuerdo entre el gobierno uruguayo y el venezolano y por esa razón entienden que no son ellos los que deben asumir la pérdida por el incumplimiento de Venezuela.

Por otra parte reclaman la inmediata aplicación de un adicional de 3% a la devolución de impuestos a la exportación de lácteos como sucede en otros rubros que se ve en dificultades.