fbpx
Go to Top

Aberdeen Angus en Uruguay: Repasa la historia y reafirma el crecimiento de la Raza en nuestro país


(Por Jorge Alonzo)

“El verdadero liderazgo en la vida tiene que estar basado en el amor”

Esta frase la oí en el marco del Secretariado Mundial Angus hace apenas unas horas y me quedó como tallada en la mente y me siguió retumbando en el cerebro y seguramente seguirá allí, a partir de la charla motivacional del Dr. Gustavo Zerbino, el mismo que con formidable convicción, sobrevivió a la peor de las tragedias aéreas que se recuerden en nuestro continente, junto a un grupo de amigos.
Lo que voy a comentar, nada tiene que ver con esa proesa, pero es sin dudas una proesa.
Es una proesa el haberlo logrado en un país, donde todo es negativo, todo es crítica y todo es desconfianza.
A veces, hasta en primera persona.
Se percibe que para escribir, ilustrar, diseñar y organizar esta obra que quiero destacar; hubo “liderazgo basado en el amor”.

No quiero saber ni interesa, cual de todos fue líder, o si fueron líderes todos. Pero en la construcción del libro “Aberdeen ANGUS en Uruguay”, se nota: HUBO AMOR.
Y vaya si eso contribuye en estos días donde se concentran aquí, amantes del Angus de todas partes del Mundo.
A partir de las personas que integraron el equipo que construyó este libro, hubo amor por una meta, hubo amor por la comunicación, hubo amor para desarrollar el formato y hubo amor, para llegar en tiempo y forma a la meta autoimpuesta.
Me es difícil hablar de amigos, porque quienes lean este comentario, pueden pensar que mis conceptos, sólo parten desde el corazón y eso quitaría valor, no sólo a mis palabras y a su cometido, sino a la esencia de este comentario.

A Javier Pastoriza, lo conocí ya no me acuerdo cuánto tiempo, hace…….
Sí sé que coincidimos en la Redacción del Diario El País durante muchos años y lo recuerdo con menos kilos, menos canas, con la misma sonrisa apenas esbozada, sincera y permanente de hoy; y con la manía (sana) de siempre querer hacer aparecer, en la primera página del diario, al menos el título de alguna de las notas de la “Sección Rurales”.

Por aquellos tiempos, yo era reportero parlamentario.

A Luis Carrau y a su mujer Gabriela Cabrera, los conocimos en una ya lejana Gira Angus por el departamento de Florida.

Él con una cámara de fotos y ella siempre a su lado, como el sostén que necesitan algunos árboles para desarrollarse
.
Resulta que, tanto a Javier como a Luis y Gabriela, los incorporamos, Alicia (mi mujer), Jorgito (mi hijo) y yo, como elementos vivos, permanentes, infaltables en no menos de 14 travesías Angus.

Recorriendo miles y miles de kilómetros. Visitando cabañas, conociendo gente, conociendo tipos de ganado y formas de producir. En suma, casi sin darnos cuenta; formándonos en conocimientos ganaderos.
Terminamos siendo parte infaltable, de ese contingente que cada Otoño, se hace al camino y va tras los itinerarios marcados por la Sociedad, detrás del Angus.

No importan otros detalles. Lo que sí importa es destacar esta obra en la que -se nota- en su contenido, hubo “verdadero liderazgo compartido, basado en el amor por un objetivo”.

Y no me refiero al amor, que indudablemente se tienen Luis y Gabriela. Ni al amor que ellos sienten por su hijo que también participó en el diseño de la obra. Ni al amor fraterno, que no dudo, (porque conozco a Javier), siente “el gordo Pastoriza” por la familia Carrau-Cabrera.
No quiero comentar, el brillo de los ojos de Luis y Gabriela, cuando comentan el camino recorrido, para que sus ideas y trabajo de años, tenga olor a tinta fresca.
Me refiero al amor por los contenidos, por la investigación periodística y por sumar días, noches, kilómetros, largas jornadas y eternas horas, para plasmar en el papel, un sueño común.
En este libro hay datos formidables, historias ganaderas, que todavía no logré leer totalmente. Contiene no sólo perfectos textos, notables fotografías, inmaculado diseño y una traducción impecable.

Y estoy seguro, será a partir de hoy una obra de consulta.

Porque tiene por sobre todas las cosas: amor por la Ganadería y por una Raza bovina, que entre sus criadores y seguidores generan amor, sustentado en el liderazgo de la Sociedad de Criadores, por hacer de la ANGUS “la Raza que más crece”.

El abrazo y nuestra felicitación, a estos tres líderes que plasmaron en el papel, el amor por el ANGUS, en un libro que como dijo Javier recordando al Turco Kmaid; “Ud. no debe, no puede dejar de tener”……….