Go to Top

La operación “carne débil” ya quedó atrás y Brasil va a más

El agronegocio brasileño creció 15% en lo que va del año, pasando a US$ 971.300 millones, pese a la crisis económica y de confianza que afectó los mercados de productos de origen agropecuario tras conocerse la operación “carne débil”, que mostró un esquema de corrupción y generó dudas en las certificaciones sanitarias de Brasil.
El Producto Interno Bruto (PIB) es de US$ 8.000 millones y sólo el segmento de aves y cerdos genera 4,1 millones de empleos, pues Brasil es el principal productor mundial de carne aviar y sigue como el mejor posicionado en el mapa mundial, pues nunca tuvo un foco de gripe aviar (influenza aviar). A su vez, es el cuarto mayor productor mundial de carne de cerdo y sus granjas funcionan como un compartimento de alta bioseguridad; a su vez, está libre de peste porcina clásica y otras enfermedades.


Los directivos de la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA), encabezados por su presidente Francisco Turra, mostraron con cifras el potencial de Brasil y reafirmaron el camino de la transparencia como la mejor herramienta para recuperar mercados tras la operación “carne débil”.
“En el primer semestre del año pasado, sólo en carne de ave y pollo se dejaron de exportar 145.000 toneladas, con pérdidas de entre US$ 250 millones y US$ 300 millones, pensando en un mix de producto que cotiza a US$ 2.000 en promedio”, explicó Ricardo Santín, vicepresidente y presidente de mercado la de ABPA.
“Brasil aprendió la lección y el gobierno entendió que el país que vende alimentos, debe tener mayores controles en las fiscalizaciones. La historia mostró que Brasil no vendía carne contaminada porque se recuperaron los mercados más importantes y apenas quedan siete nichos de menor valor por recuperar” para el segmento de ave y cerdo, afirma Turra, presidente de ABPA.

Potencial. En 40 años, Brasil vendió 60 millones de toneladas de carne aviar al mundo por US$ 94.000 millones; fueron 2,4 millones de contenedores a 203 países y desde 2004 Brasil pasó a ser el mayor exportador mundial de carne aviar.
El año pasado vendió 12.900 millones de toneladas de carne aviar, incluyéndose mercados como Japón, Arabia Saudita y México, entre otros con altas exigencias. En el primer semestre de 2017, Arabia Saudita pasó a representar el 15,2% de la exportación total de carne aviar (373.000 toneladas); Japón el 9,9% (242.000 toneladas), China 9,2% (226.000 toneladas), Unión Europea el 0,8% de las ventas (197.000 toneladas), Sudáfrica 7,5% (185.000 toneladas), Emiratos Árabes es el 6,9]% (168.000 toneladas), Hong Kong 6% (148.000 toneladas), Egipto 4,2% (102.000 toneladas) Kuwait 2,9% (71.000 toneladas), Rusia 2,3% (57.000 toneladas) y otros 27.8% y acaparan 682.000 toneladas.

Coletazos. La operación “carne débil” generó que Brasil, por más que haya recuperado gran parte de los mercados, aún esté vendiendo 12 millones de toneladas menos comparando enero-junio de 2016 con igual período de 2017, se pasó de 2,63 millones de toneladas a 2,51 millones de toneladas. En valor, hay una recuperación de 5,3% y en el primer semestre de 2017 se generaron US$ 4.200 millones, según datos de ABPA.
A su vez, la avicultura brasileña produce 39,1 mil millones de huevos y en 2016 exportó 10.251 toneladas por más de 51 millones de reales. En el primer semestre de 2017, Uruguay apenas representa el 5% del total de huevos exportados por Brasil, acaparando 183 toneladas (hay que contar también que en su mayoría es genética). Emiratos Árabes es el 61% del total exportado con 2.226 toneladas, Japón el 28% con 1.020 toneladas, Arabia Saudita es el 3]% con 108 toneladas y Cuba 2% con 80 toneladas.

Cerdo. A su vez, Brasil es el cuarto mayor productor mundial de cerdo, con 3,731 millones de toneladas. El primer productor mundial es China con 52,990 millones de toneladas, Unión Europea con 23,400 millones de toneladas y Estados Unidos con 11,319 millones de toneladas.
Más allá de la producción, las exportaciones apenas representan el 20% de la producción total de carne de cerdo y el 70% es mercado interno.
Fueron 3,7 millones de toneladas en 2016 por 14 millones de reales. Tras la operación “carne débil” se lleva una caída en la exportación de 3%, pero el producto se valorizó 25,9%, generando en el primer semestre del año US$ 951 millones, según cifras de la ABPA.
De entre los 70 mercados que Brasil abastece, Uruguay en el primer semestre del año en curso incrementó el 11,8% de las compras, con un volumen de 17.378 toneladas compradas en el primer semestre de 2017, cuando a igual período de 2016 había comprado 15.537 toneladas. El principal destino de las exportaciones es Rusia, con 106 mil toneladas, le sigue Hong Kong con 83.000 toneladas (21,1% del mercado), China con 29.000 toneladas (7,3%), Argentina con 19.000 toneladas (4,8%), Singapur con 18.000 toneladas ( 4,7%), Uruguay con 17.000 toneladas (4,4%), Angola con 16.000 toneladas (4,2%), Chile 12.000 toneladas (3%), Georgia con 5.000 toneladas (1,3% y Emiratos con 4.000 toneladas (1,1%).
“Es través de la verdad y la transparencia que estamos volviendo a los mercados”, afirmó Ricardo Santín, vicepresidente y director de mercado de la ABPA y puso como caso que Japón, uno de los países con más exigencias en cuanto a certificaciones sanitarias, “no sólo volvió a comprar a los mismos niveles que previo a la operación carne débil, sino que está comprando más”. Emiratos Árabes representa el 61% de la exportación entre enero y julio de 2017 (con 2.226 toneladas). Tras la superación del impacto de la operación “carne débil”, Japón es el 28% y Uruguay el 5%.